• Reza y ayuda a las Vocaciones


    7 de mayo- Jornada Vocaciones Nativas y Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones
  • Compromiso con las vocaciones


    Presentación Jornada de Vocaciones Nativas y Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones
  • Mensaje del Papa


    "Empujados por el Espíritu para la Misión"
  • ¿Qué es Vocaciones Nativas?


    Una jornada de oración y ayuda a las vocaciones en los Territorios de Misión
  • ¿A quién ayuda Vocaciones Nativas?


    A 75.000 seminaristas y 6.500 novicios/as y 2000 formadores en los territorios de misión
  • ¿Cómo colaborar?


    Con un donativo o con una beca misionera para las Vocaciones de los Territorios de Misión
  • Oración Vocacional


    Recursos de oración para la oración diaria en los colegios

26 may. 2017

La misionera Mercedes Cuadrado lleva 50 años en Malí, donde recientemente hay ataques y violencia.

 Compartimos con vosotros un artículo de la revista Religión en Libertad:

En febrero de 2005, un equipo de radio de la cadena COPE, con Ángel Expósito a la cabeza, acudió a Mali a cubrir el trabajo de los militares, cooperantes y misioneros españoles en Bamako. Ese trabajo periodístico ganó después un premio del Ministerio de Defensa, 6.000 euros, que los periodistas enviaron a la Hermana Mercedes Cuadrado, una misionera que conocieron allí.



El pasado martes 2 de mayo la misionera explicó en los micrófonos de COPE, en el programa La Tarde, en qué se fue ese dinero.

"Hemos ayudado a la operación de una señora a la que habían hecho tres cesáreas y necesitaba una operación para poder seguir viviendo. Ha salido, está feliz y muy agradecida. A una familia que no tiene casa, se le ha procurado un dinero para que compren un terreno y puedan tener su casa. Hemos comprado leche para los bebés, hemos comprado libros para las escuelas. Todo eso..."

La hermana Mercedes pasa unas semanas en España, pero ya tiene el billete de vuelta para Malí, país que, dice, "es mi vida".




Medio siglo en un país musulmán
Ha vivido allí, donde los musulmanes son el 98% de la población,durante 50 años ya. "Nunca, nunca he tenido miedo en Mali, nunca", dice. "Son muchos años compartiendo la vida con aquel pueblo, me siento en mi casa, no me siento extranjera, ni me doy cuenta de que soy extranjera aunque la piel te haga diferente".

Pero la situación no es idílica. "Las cosas están preocupantes porque el terrorismo sigue, porque hace casi tres meses secuestraron a una hermana franciscana en un pueblecito y que llevaba allí diez años, hermanas que se ocupan de niños huérfanos, tienen una casa cuna y no sabemos nada", cuenta la hermana Mercedes, refiriéndose a la religiosa colombiana Gloria Cecilia Narváez, veterana de 12 años en África.

Trabajar con la mujer musulmana
"He vivido toda mi vida en un pueblo musulman y he trabajado siempre con la mujer y con la mujer musulmana y jamás he tenido un problema. He entrado en las familias y en mis primero 20 años en el Mali conocía a todas las familias de mi pueblo y todas me conocían a mí", explica.

"He trabajado toda mi vida con la mujer y he sido feliz", añade la misionera que lucha en Mali "porque la mujer encuentre su puesto en la sociedad para que sea un poco autónoma económicamente. Aprenden a coser, a bordar y luego se defienden en la vida".

Ser feliz con muy poco
En 2015 explicaba en "El Heraldo de Aragón": "En Mali aprendes a ser feliz con muy poco y, si tienes algo, es para la gente. Y eso te llena de alegría. He vivido en lugares muy pobres allí, como el país Dogón. Pero es un pueblo sencillo, acogedor, trabajador y abierto".

También habló sobre la oración: "Nuestra oración está siempre en torno a la realidad que vivimos. No podemos olvidar lo que está a nuestro alrededor… y lo que oímos del mundo. No tenemos muchos medios de comunicación, pero las noticias las oímos. Y eso lo presentamos en nuestra oración. Cuando ha habido guerra en Mali hemos hecho una oración en conjunto, en un estadio, donde nos juntamos musulmanes, animistas, protestantes y católicos. Y estaba lleno. Otra vez, hicimos una Eucaristía el día de Pentecostés y vino el presidente de Mali, que es musulmán, a animar a los católicos a seguir viviendo su fe y ayudando al país. Yo creo que esas cosas unen". 

25 may. 2017

Pilar atiende a niños abandonados, a hombres moribundos, a mujeres repudiadas…

Os invitamos a leer este artículo que hemos sacado del Semanario católico de la información, Alfa y Omega:
Se llama Pilar y lleva casi cuatro décadas dando su vida por los abandonados de Pakistán. Es una de las muchas monjas que, a lo largo y ancho del planeta, entregan todo lo que tienen –todo– por hacer la vida más fácil, más llevadera, mejor, a quienes peor lo tienen en este mundo. Es una más entre muchas, pero su historia ha llegado a España en una crónica del periodista Jaime León, de la agencia EFE, en un momento concreto: en pleno mes de mayo, cuando millones de españoles presentan ante HaciendaSomosTodos su declaración de la renta y eligen si marcar una casilla –la de fines sociales–; la otra –la de la Iglesia católica–; o las dos (yo recomiendo esta última opción, pero no nos desviemos del camino, que hablamos de la monja Pilar).

Pilar Ulibarrena tiene 83 años y lleva –salvo un paréntesis de siete años para cuidar a sus padres hoy fallecidos– desde 1968 en Pakistán, donde ha vivido golpes de Estado, guerras y el avance de un islamismo radical que ha obligado a su congregación, las Franciscanas Misioneras de María, a cambiar el hábito por la ropa de calle para no llamar la atención.
Ha superado varios episodios de fiebres tifoideas y sigue, inasequible al desaliento, atendiendo a niños abandonados –pide ayuda para rehabilitar el ascensor que lleva al ala infantil del hospicio San José– a hombres moribundos y a mujeres repudiadas por sus maridos, como Rehana, de 40 años, que se rompió la columna en los 90 y fue llevada al hospicio por su marido, que quería volver a casarse. En el hogar de Pilar hay hueco para todos y, si llegan dos enfermos, uno cristiano y otro musulmán, se atiende primero al que esté más grave.
Pero la verdadera noticia en esta biografía de Pilar es que no hay noticia, porque no hay nada en la vida de esta monja que no hagan, en multitud de países, monjas, sacerdotes y misioneros de distintas congregaciones.
Estamos acostumbrados a oír que la Iglesia católica asiste con rutinaria normalidad a una entrega absoluta y total de la propia vida por los demás. Pongámonos, por un momento, en la piel de la monja Pilar. O de las otras religiosas que viven con ella. Pobreza, incomodidades, miseria, dolor… y así toda la vida. No unos meses de verano ni unos años de solidaridad. Toda la vida. Merecen, no una crónica, sino una novela cada una.
Rosa Cuervas-Mons

24 may. 2017

Asamblea Obras Misionales Pontificias España, Del 5 al 7 de junio en el Escorial.


"Infancia Misionera: Propuestas para la formación misionera de los niños" será el tema de la próxima Asamblea de Obras Misionales Pontificias España que se celebrará del 5 al 7 de junio de 2017.


La Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias y la Dirección nacional de las Obras Misionales Pontificias organizan conjuntamente las Jornadas Nacionales de Delegados Diocesanos de Misiones y Asamblea Nacional de Directores Diocesanos de las OMP.

En la edición de este año se centrarán sobre la Obra Pontificia de la Infancia Misionera, porque actualmente es frecuente observar que en los ámbitos de la educación cristiana de niños y adolescentes la dimensión misionera está siendo considerada como una actividad con ocasión de una Jornada misionera o como un recurso pedagógico para suscitar en los niños la admiración y la cooperación con los misioneros y misioneras. Esta percepción desvela que la dimensión evangelizadora y misionera de la iniciación cristiana puede ser concebida como una simple actividad. 

Ante este peligro se considera necesario reflexionar sobre el carisma fundacional de Infancia Misionera para redescubrir que esta iniciativa pastoral:  considera a los niños no tanto como destinatarios sino como protagonistas de la actividad misionera; fomenta el desarrollo del carácter universal de la fe; promueve la cooperación entre todos los niños del mundo; canaliza la necesidad de compartir lo que se ha recibido para vivir la experiencia de la gratuidad; y favorece la “salida” de los ámbitos del propio entorno para conocer y amar al otro, distinto por la raza, lengua, cultura o religión.  

La Obra Pontificia de la Infancia Misionera tiene un carácter educativo que se centra en la formación infantil y pone las bases para el nacimiento de comunidades cristianas capaces de favorecer: la llamada misionera a la vida consagrada o al sacerdocio; la asunción de responsabilidades misioneras en el laicado; la práctica de la limosna evangélica donde los cristianos comparan entre ellos los dones recibidos; y la presencia de discípulos misioneros que transmiten con su testimonio la fe recibida.

Estas jornadas pretenden ser además de una actividad de formación misionera para los principales responsables diocesanos de misiones, un tiempo de convivencia fraterna entre los responsables de la animación, formación y cooperación misioneras en las diócesis, junto con aquellas personas que colaboran con la actividad misionera de la Iglesia.

Destinatarios:
Delegados Diocesanos de Misiones y Directores Diocesanos de las OMP.
Consejo Nacional de Misiones. 
Coordinadores del SCAM.

Finalidad:
Conocer y analizar la situación actual de la infancia y adolescencia en España y de los ámbitos de transmisión de la fe (familia, escuela, comunidad cristiana) en los aspectos relacionados con la actividad misionera de la Iglesia.

Reflexionar sobre la necesidad de desarrollar coherentemente la dimensión misionera en los procesos de formación cristiana de niños y adolescentes.

Profundizar en la aportación que hoy puede ofrecer la Obra Pontificia Infancia Misionera en la formación evangelizadora y misionera de niños y adolescentes. 

Intercambiar experiencias sobre la animación, formación y cooperación misioneras de niños y adolescentes, y sobre las ayudas que ofrece Infancia Misionera a sus educadores.

Celebrar la Asamblea anual de las Obras Misionales Pontificias con la presentación de su Memoria pastoral y económica 2016.


Preparar la 91 Jornada Mundial de las Misiones, DOMUND 2017.

Contenidos:
Acercamiento a la situación actual para conocer cómo estos niños y adolescentes (8 a 14 años) están caminando en su formación cristiana, qué lugar está ocupando la dimensión misionera en estos procesos y qué estrategias educativas siguen sus educadores (padres, maestros, catequistas).

Reflexión sobre la actualidad del carisma fundacional de la Obras Pontificia Infancia Misionera y su aportación a la educación cristiana de niños y adolescentes.

Intercambio de experiencias pastorales de animación y formación misionera, y presentación de testimonios misioneros para fortalecer la actividad misionera con la infancia.

Propuesta de acciones concretas para dinamizar la formación misionera de los niños y adolescentes a través de los servicios diocesanos de misiones.

Presentación de la Jornada mundial de las Misiones (DOMUND 2017) y del Mensaje del Papa Francisco para esta Jornada.



Programa e inscripciones:
            La inscripciones para voluntarios a través de la web de la Conferencia Episcopal:


Descargar Programa

22 may. 2017

Dios me ha dado ánimos para seguir con mi vocación. #VocacionesNativas

Me llamo Teresa Yotsaya Piriyachart. Soy  misionera Idente de la Provincia de Tailandia.



Nací en una familia católica y viví rodeada de un ambiente religioso. Los niños que íbamos a la escuela también íbamos a misa todos los días, cantábamos en el coro,  teníamos confesión una vez a la semana. Teníamos muchas actividades. Mi pueblo estaba a 50 kilómetros de Bangkok y mi padre, hombre de fe muy profunda, me envió a casa de unos tíos, con 12 años, para estudiar la secundaria en un centro llevado por monjas. Cuando nos encontrábamos, siempre me preguntaba si me gustaría ser religiosa. Me había enviado allí porque yo era buena estudiante y le hubiera gustado que su hija pudiera servir a la Iglesia en aquella congregación. El sembró en mi corazón la semilla de  ayudar a la Iglesia pero en cuanto a consagrar mi vida, esa parte yo no la entendía.

Una vez terminados mis estudios de bachillerato, quería ir a América para completar mis estudios, pues tenía un tío allí que me invitó a estar con su familia. Me gustaba la idea porque pensaba que a mi regreso tendría un gran futuro profesional. Pero mi familia quería que estudiara enfermería y yo no estaba muy convencida. Se lo pedía a Dios con fuerza en mi oración; pero escuché varias veces en mi interior que tenía que escuchar y obedecer a mis mayores. Lo  interpreté como voluntad de Dios y así, sin estudiar debidamente para el examen de ingreso, me presenté y, sorprendentemente, lo aprobé y comencé a estudiar enfermería. Fue muy duro para mí porque tenía que obligarme a hacer lo que no me gustaba: estudiar asignaturas que me resultaban difíciles,  trabajar por las noches cuidando a los enfermos….

Una vez terminados los estudios empecé a desarrollar mi profesión, pero yo seguía buscando algo que no sabía qué era. Traté de leer libros de vida espiritual, participar en la adoración eucarística, etc. Pasado un año mi vida cambió, me gustaba ir a misa y recibir la comunión todos los días, si podía. Aunque a la vez, una parte de mi quería ser como mis amigas y llevar una vida fácil. Pero otra parte de mí soñaba con las historias de misioneros que trabajaban duro por el Reino de Dios tal como me contaba mi madre cuando era pequeña. Ambos sueños luchaban dentro de mí.

Un día, después de la adoración, sentí una voz que me decía que tenía que estudiar inglés porque tenía que ser misionera. Fue tan fuerte que, aunque no sabía qué tenía que hacer ni dónde ir, empecé a prepararme y ver el dinero que tenía que ahorrar para poder dejar el trabajo. Después de unos años, encontré un grupo de religiosos y laicos que iban a recibir una formación para ir a trabajar a otros países. Fue así como fui a Camboya con la Sociedad Misionera de Tailandia.

En Camboya, me encontré con una dura prueba para mi fe, y es que, en medio de tanta pobreza y violencia, no podía entender cómo Dios es amor.Me había sido fácil entenderlo estando en Bangkok, teniendo comida, médicos, hospitales, etc. Pero allí la gente carecía de todo. Luego Dios me hizo entender que toda aquella miseria era fruto del pecado de los hombres y que con  amor vivido por cada uno, se podían remediar muchas de esas carencias. Regresé a Bangkok después de cuatro años, por problemas de salud.
Seguí colaborando con la Sociedad Misionera de Tailandia como misionera laica, pero surgieron algunas complicaciones que hicieron que tuviera que dejarlo. Sabía que tenía que ser misionera, a la vez que en mi interior sabía también que no podía ser misionera yo sola, pero en esos momentos me encontraba sola. De este modo, busqué en el directorio de la diócesis una institución misionera para conocer qué es lo que hacían; vi el nombre de los Misioneros y Misioneras Identes. En ese mismo tiempo oí, repetidas veces en la oración que tenía que ir a la ciudad para hablar con una religiosa sobre la vida espiritual una vez a la semana, pero no entendía el sentido. Llamé por teléfono a las Misioneras Identes, pero no nos entendimos a causa de la lengua pues acababan de llegar a Tailandia y no había ninguna tailandesa. Me desanimé un poco. Pasadas unas semanas, para mi sorpresa, un sacerdote Idente, tailandés vino a mi parroquia para dar un retiro a los jóvenes y le pedí que me ayudara a conocer a las misioneras. Así llegue a la casa de los Misioneros y las Misioneras y empezamos a hablar pero después de dos conversaciones, como no entendía nada, decidí que no volvería.  Sin embargo, Cristo insistía en mostrarme el camino que me tenía preparado.
Volví a retomar mis conversaciones con una misionera, quien precisamente me confirmó aquellas palabras que había oído en mi oración: que tenía que ir a hablar con ella  una vez a la semana. Por todo ello y aunque no entendía bien lo que me decía por cuestiones del idioma, fui, puntualmente, todas las semanas a Bangkok a hablar con ella. Pasados unos meses, recibí la invitación para ir a formarme como misionera Idente y conocer el carisma de nuestra Institución en una de nuestras comunidades en India, ya que allí se hablaba en inglés. Allí, en un país extranjero y una cultura nueva, pero guiada por la fe y la confianza en la Providencia  aprendí a dar los primeros pasos en mi consagración.


Está claro que en la vida religiosa encontramos problemas, pues tenemos que vencernos a nosotros mismos y aceptar cosas que en principio no van con nuestro carácter, sicología y gustos, pero yo creo que lo más importante es la relación con Dios, que en mi caso me ha dado siempre ánimo para ir más allá de todo esto y cumplir Su voluntad. En esta institución he encontrado lo que estaba buscando hace mucho tiempo, una explicación de Dios y de la vida espiritual que no había encontrado en ningún otro lugar como lo encontré en las explicaciones y la vida de Fernando Rielo. También ha sido una respuesta a mi deseo de ayudar a la Iglesia, que ahora entiendo más claramente: la actividad concreta que yo pueda hacer para ayudar a la Iglesia, es mucho menor que lo que el carisma del Fundador aporta y compartirlo con muchos hermanos y hermanas es una ayuda realmente mayor.   

11 may. 2017

"Misión entre misquitos". Segundo programa de HONDURAS en Pueblo de Dios

El programa se emitirá el domingo, 14 de mayo, San Matías, primer apóstol después de Cristo. Será a las 11:30 (hora española) y se podrá ver en La 2 de TVE. Lo he titulado: "Misión entre misquitos" y lo anunciaremos en nuestra web el lunes 8 de mayo, os dejo aquí el enlace: http://www.rtve.es/television/pueblo-de-dios/

En esta segunda entrega mostramos la situación de La Mosquitia y su estado de incomunicación. Explicamos cómo los padres paúles y las Hijas de la Caridad atienden a los más pobres. Les acompañamos en una de sus salidas para explicar las giras misioneras y la idiosincrasia del pueblo misquito. La parte más social con los niños y jóvenes, así como la misa en misquito en la iglesia principal y la importancia de la emisora de radio lo hemos reservado para otro capítulo. En este nos hemos centrado más en el padre Isaac y en la misión como aventura.
Aquí, en la Mosquitia está  Ana López, misionera laica lucense, que pertenece a la Asociación de Misioneros Seglares Vicencianos. 
La emisión por el Canal Internacional de TVE tenéis que mirarla vosotros en este enlace: http://www.rtve.es/television/tve-internacional/parrilla/?idpais=97
No sé el horario. Sólo tienen puesto los tres próximos días. Miradlo más adelante, cuando incluyan el domingo si es que queréis que os vean allende nuestras fronteras.

En internet lo podéis ver EN DIRECTO aquí: http://www.rtve.es/television/la-2-directo/

En internet lo podéis ver, EN DIFERIDO, tantas veces como queráis y a la hora que queráis, a partir del lunes en este enlace: http://www.rtve.es/alacarta/videos/pueblo-de-dios/

La repetición del programa será el jueves, 18 de mayo, santa Claudia, a las 09:00 (hora española) también en La 2 de TVE.

--
Sor Mª Luisa Serrano - Directora COVIDE-AMVE