• Guía compartir la misión


    Propuestas de experiencias misioneras de #VeranoMisión
  • Revista Supergesto


    Para adolescentes y jóvenes comprometidos con la misión y los misioneros
  • El Papa sobre los misioneros


    Los misioneros son "la gloria de nuestra iglesia"
  • Francisco


    Felicita la labor de animación misionera
  • Revista Misioneros


    Una revista que analiza la realidad de los países de misión
  • Revista Gesto


    Apuesta por unas vacaciones leyendo la revista de los peques misioneros

22 jul. 2016

Revista Misioneros Tercer Milenio de verano

El decimocuarto viaje internacional del pontificado ha conducido al Papa Francisco al Cáucaso, concretamente a Armenia, “la primera nación cristiana”. A este asunto dedica sus páginas centrales la revista Misioneros de verano. En las pocas más de 50 horas que ha durado la visita –la primera etapa de un periplo que a finales de septiembre le llevará también a los países vecinos de Georgia y Azerbaiyán-, Francisco ha ofrecido un sentido tributo a las víctimas del que fue el primer genocidio del siglo XX y que se cobró la vida de entre 1,2 y 1,5 millones de personas de esta nación. “Rindo homenaje –dijo el Papa- al pueblo armenio, que, iluminado por la luz del Evangelio, incluso en los momentos más trágicos de su historia, siempre ha encontrado en la cruz y la resurrección de Cristo la fuerza para levantarse de nuevo y reemprender el camino con dignidad”. Durante la estancia, el Santo Padre también ha tenido la oportunidad de estrechar lazos con la Iglesia apostólica armenia, a la que pertenece el 95% de los tres millones de habitantes del país.



Perú y las elecciones que el pasado 5 de junio han tenido lugar en el país andino son el tema que la revista Misioneros aborda en el reportaje de su sección “Primer Plano”. Unos comicios que han sido los más reñidos de cuantos ha vivido la nación en toda su historia. 42.597 papeletas, de un total de 17,1 millones, son las que han dado la victoria a Pedro Pablo Kuczynski (Peruanos por el Kambio, PKK) sobre Keiko Fujimori (Fuerza Popular). El nuevo presidente tiene de peruano lo justo. De hecho, es considerado un “gringo simpático” por gran parte de la población. La corrupción y la inseguridad serán los dos grandes retos a afrontar por Kuczynski.


La sección “Iglesia a fondo” de Misioneros está dedicada a la Pontificia Unión Misional (PUM); la más joven de las Obras Misionales que, sin embargo, celebrará el 31 de octubre de este 2016 su más redondo cumpleaños, su primer siglo: ¡100 años de vida! Hoy, la PUM, que surgió para animar a los animadores, para ser el despertador de la conciencia misionera, continúa realizando un esfuerzo constante de sensibilización entre los sacerdotes, religiosos, religiosas y animadores de las comunidades cristianas, para que el ideal misionero se traduzca en formas adecuadas de pastoral y catequesis.








P. Manna fundador de la PUM


La revista Misioneros completa su oferta informativa con una interesante entrevista a un misionero en China o el testimonio del primer sacerdote nativo de Mongolia. Sin olvidar sus habituales secciones de “Cultura”, “Carismas Misioneros”, “Tribuna”, “Editorial”…

20 jul. 2016

20 de julio,festividad de San José Mª Díaz Sanjurjo, Santo misionero de la diócesis de Lugo

Hoy, día 20 de julio, se celebra la festividad de San José Mª Díaz Sanjurjo, Obispo y mártir del Siglo XIX. Natural de Suegos, perteneciente a nuestra diócesis de Lugo, entró, siendo joven, en el seminario de Lugo y después en la Orden Dominicana. Su vocación misionera le llevó a Manila y más tarde a Indochina, donde fue consagrado obispo, como vicario apostólico de Tonkín. Padeció el martirio el 20 de julio de 1857.En el año 1951 fue beatificado por el papa Pío XII,  y declarado santo por el papa Juan Pablo II. Ese mismo año se publicaba la primera edición de un Esbozo biográfico a cargo de Francisco Vázquez Saco. Ahora José Luis Gil Soto publica La dama de Saigón, libro que arranca en 1857 con la decapitación en el reino de Anam, lo que hoy sería Vietnam, del obispo español que hoy es santo de la Iglesia San José María Díaz Sanjurjo (fue canonizado en el año 1988). La recreación que hace Gil Soto de lo sucedido el 20 de julio de 1857 es la siguiente: “Una nube de mosquitos ascendía al amanecer desde el río hasta los arrozales de Hi-Moa y teñía de negro el patíbulo en el que se había convertido aquella insalubre llanura al norte del imperio de Annam. El sol se dibujaba en el horizonte tras una ligera bruma, iluminando tímidamente la explanada donde el prisionero permanecía arrodillado, maniatado y con sus ropas hechas jirones y empapadas en sudor. “Rezaba con sentimiento, en un murmullo apenas audible, elevando al cielo plegarias. “Un destello fugaz hizo que todas las miradas se dirigieran al frente. El soldado que custodiaba al sentenciado elevó el sable al cielo con los primeros rayos del sol que atravesaron la bruma, haciéndolo relucir. El reflejo plateado se detuvo unos instantes en alto para caer luego como un rayo que descargara su ira en una temible tormenta. Perdía la vida el obispo español Díaz Sanjurjo”. 
Su imagen se venera en la Iglesia de San Pedro de Lugo.

18 jul. 2016

Una vida dedicada a los demás, el misionero paúl Francisco Domingo Herrero

OMPRESS-PERÚ (15-07-16) Francisco Domingo Herrero es un padre paúl con más de 50 años de misionero en Perú. Llegó al país que sería su segunda patria el 4 de noviembre de 1965. Un fecha que no se le olvida. Aquel día un joven Francisco – joven pero muy bien formado, había estudiado incluso en Londres – llegaba en barco al puerto peruano de Callao. No había nadie esperándole, porque en aquel entonces se sabía cuando se salía y comenzaba el viaje, pero era difícil saber cuándo terminaba. Su barco había partido de Barcelona 20 días antes. Canarias, Caracas, el Canal de Panamá, Colombia… Nacido en Carbonero el Mayor, Segovia, 25 años antes, el joven misionero Paúl comenzaba la aventura, que dura hasta hoy, de una vida en la misión.
El primer destino que le dieron a aquel joven religioso fue sustituir durante un mes al párroco de Villa María del Triunfo, en Lurín, al sur de Lima. Después de aquel mes, lo enviaron a Canta, a los Andes, a una misión a 4.600 metros. Entre aquella gente tan buena y generosa, a la que recuerda con muchísimo cariño, sufrió el famoso “soroche”, el mal de altura. Mareos, dolores de cabeza, la falta de aire. Fue dura la adaptación, pero a Francisco se le alegra el rostro al pensar en la hermosa laguna de Chuchún y los 15 pueblos que se le encomendaron. A ellos se llegaba en jeep, a caballo, a pie.
Siempre le han costado muchísimo los cambios de destino, porque acabas queriendo con todo tu corazón a la gente. Le costó abandonar las alturas de los Andes, para ir a Lima, a Miraflores. Pasó de la pobreza “igualitaria” de aquellas aldeas de las montañas, al contraste del centro de Lima, donde se encontraban inmensas riquezas e inmensas pobrezas. Estuvo trabajando en diversas parroquias durante 24 años, además de ser superior en su comunidad religiosa o provincial de los padres paúles en el Perú. Siempre ayudando a todos con el Evangelio como guía. Y así, de parroquia en parroquia llegó de nuevo a Lurín, al lugar donde hoy vive su vocación de misionero como el primer día.
Francisco vive en el mismo lugar donde pasó el primer mes de su vida misionera. Una parroquia muy pobre, la de Santa Catalina Labouré en Villa María del Triunfo. Son 100.000 habitantes. La mitad clase media pobre, y la otra mitad pobreza extrema. Son tierras ocupadas; lo que se conoce como “invasiones”. La gente llega desde el interior, desde los Andes, y se establece en un terreno, con casas de madera, sin luz, sin agua. Así, en los siete cerros que suben desde la parroquia hacia las montañas se ven cientos y cientos de esas construcciones. En medio de las casitas se han establecido varias capillas, como si el Señor se hubiera vuelto uno más en medio de los pobres, y, unidos a cada una de ellas, comedores, dispensarios médicos. Se intenta como sea dar unas 120 comidas diarias en cada uno de esos comedores. Son sobre todo para los niños. En la misma parroquia hay un centro médico que atiende decenas de consultas diarias. Los misioneros paúles están allí para ser los que siempre escuchan, los que siempre ayudan, los que siempre están.
La pobreza es terrible. Son gentes que abandonaron sus aldeas en los Andes, lugares pequeños, que no tenían médico, ni colegio, ni futuro… Cuando uno empieza a subir a los cerros se da cuenta de que siempre hay más. Donde hace unos meses estaba el límite de las últimas casas, hoy ya está ocupado y lleno de gente. Una gente maravillosa. Pobres sí, pero saben reír, cooperar, acoger. Son bondadosos y comparten lo poco que tienen. Con los padres paúles están las Hijas de la Caridad. Francisco considera que las religiosas son la reserva moral de la Iglesia y del mundo. Son maravillosas, santas, entregadas, sacrificadas. Como los misioneros.

7 jul. 2016

Soha Abboud: diálogo entre musulmanes y cristianos.

Soha Abboud defiende, en la 69 Semana de Misionología, que hay motivos de esperanza para el diálogo entre musulmanes y cristianos





Soha Abboud, profesora de la Universidad Complutense de Madrid, abordó el diálogo entre el cristianismo y el islam, y ha defendido que la violencia no es una parte constitutiva del islam, sino que es fruto de la interpretación del Corán por parte de algunos círculos minoritarios que pretenden imponer una visión unilateral de la religión.

La profesora ha defendido que no se puede entender la postura actual de diálogo desde el islam y con el islam si no hay un conocimiento de la historia. Según ha explicado, desde las cruzadas hay una facción del islam que ve a Occidente como una amenaza de conquista, tanto bélica como cultural. Por ello,  algunos intelectuales salafistas llaman a seguir el Corán al pie de la letra en los textos más bélicos. Abboud ha afirmado que tan sólo el 1,5% del libro sagrado habla de violencia y, sin embargo, son estos textos los utilizados como justificantes de las posturas más radicales. La profesora ha explicado el verdadero sentido de la yihad en el Corán, que hace referencia al mandato que cada creyente tiene de hacer un esfuerzo para islamizarse más, es decir, para ser más profundo y auténtico. “El problema es cuando esta yihad se interpreta literalmente como ‘prepararse para la amenaza-ataque de occidente”.


Sin embargo, Soha Abboud ha apuntado a varios motivos para la esperanza en el diálogo con el islam. Por un lado, ha defendido que existen otros mensajes en el Corán –de hecho son mayoría- que hablan de respeto. Por otro lado, ha destacado los encuentros de los líderes islámicos con el Papa, como el del Iman al Azhar Amad al Tayyid, que muestran que existe otra cara del islam. Por último, Abboud ha animado a ampliar la formación y el conocimiento mutuo para fomentar el diálogo.

Testimonios de misioneros sobre el diálogo interreligioso en la Semana de Misionología

En la Semana de Misionología los misioneros se han convertido en auténticos reporteros de la  interculturalidad de la Iglesia. Con sus testimonios explicaron cómo hacen carne el diálogo interreligioso.

Luis Miguel Avilés con su testimonio misionero presentó la situación en Tailandiadonde el cristianismo dialoga con el budismo. “Para mí la mejor expresión del diálogo es ‘vaciar mi propia taza de té y dejarla llenar por un sabor nuevo y distinto” explicó este misionero, quien afirmó que ha encontrado en la meditación una forma de encuentro con Dios. Después de sus años de experiencia, explicó que el diálogo sólo es posible cuando se abre el corazón a lo diferente, y afirmó que había conocido a monjes budistas que conocían perfectamente la figura de Jesucristo. “Marché a oriente y llevo oriente en mi corazón. Me ha hecho purificar mi fe cristiana, no digo ‘corregir’ mi fe, sino escuchar y entender que el Espíritu sopla donde quiere y a dónde quiere’.


Desde la Amazonía brasileña, donde convive con 23 pueblos indígenas diferentes que hablan 18 lenguas, elmisionero Luis Miguel Modino presentó el diálogo interreligioso como ‘inculturación’. Explicó que es muy fácil sintonizar con los valores de los nativos: la importancia de los ancianos, el amor a la madre naturaleza, etc. Modino afirmó que el universo indígena es excepcional para hablar del Dios de los cristianos, ya que de hecho, muchos de sus relatos míticos tienen mucho que ver con los judeocristianos. “Los obispos locales, indígenas, nos insisten mucho en que debemos dialogar con el mundo indígena y lo que ha formado parte de él”, explicó. “Los catequistas deben aprender la lengua indígena para relacionarse con ellos en su propia lengua. Esta es la única manera de superar prejuicios y atavismos de desconfianza.”